domingo, 11 de marzo de 2012

La noche en que logré bajar la Luna del cielo


Ayer por la noche, en una sesión de lectura nocturna, me distraje un rato mirando la Luna que tenía sobre mi cabeza y una taza de té que tenía a mis pies.

Mi ligera miopía no me dejaba ver la Luna nítidamente sin lentes, así que busqué la forma de poder apreciarla y tenerla mucho más cerca.

Fue en ese momento en que la Luna y mi taza de té se encontraron en un viaje en línea recta que cruzó todo el cielo, bajando a la Tierra, quedándose por un buen rato en la taza y dándome la oportunidad de tener la Luna casi casi en mis manos todo el tiempo que quisiera. Y así fue.


3 comentarios:

  1. Preciosa la foto, y precioso el momento, supongo...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Soy Vero, llegue hasta aquí de casualidad, realmente te felicito por los hermosos relatos que escribís, logras hacer que uno se transporte hasta ese momento de algún modo, y las imágenes están muy lindas, a mi también me pasa de perderme mirando el cielo, tanto de día como de noche. Abrazos!!! verotejiditos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. he visto la misma foto en el video real de youtube...

    ResponderEliminar