jueves, 20 de marzo de 2014

La Monja que Canta - La Voz Italia

A primera vista, una monja con una tremenda voz.
Sor Cristina se presentó en el programa The Voice en su versión italiana y causó furor al cantar "No one" de Alicia Keys. En esta primera etapa de 'Audiciones a Ciegas', los coaches no se imaginaban lo que verían al dar la vuelta.



"Soy Sor Cristina y soy real, soy una monja de verdad" fueron las primeras palabras de esta joven monja italiana de 25 años.

Ella además confesó que luego de esta presentación, le gustaría recibir una llamada del Papa Francisco. Esto es exactamente la respuesta al llamado que el mismo Papa había hecho desde un inicio, salir de los templos y evangelizar en las calles. En las palabras de Sor Cristina: "El Papa nos ha invitado a salir para evangelizar y eso es lo que estoy haciendo yo".

Gracias, Paula, por este video.

lunes, 10 de marzo de 2014

Los detalles también vienen de ellos: Pá y Má

La semana pasada estuve enfermo, con fiebre y dolor de estómago, y entre el descanso, los medicamentos y la dieta, ellos tuvieron esos pequeños grandes detalles:

Ella siempre aparecía con una botella llena de agua. Ya cuando volví al trabajo, salía en la mañana dejando las botellas vacías y en la noche, a mi regreso, en el mismo lugar, me esperaban dos botellas llenas con agua.


Él me alista el almuerzo para el trabajo. En esos días, por estar mal del estómago no podía comer nada más que arroz. Hay un acompañamiento japonés con el que el arroz solo se hace más 'pasable', Furikake o sino las algas 'Nori'. Le pregunté si había algo de eso, pero no. Así que ese día tuve que comer arroz solo.

Al día siguiente, junto a mi almuerzo, me esperaba un paquetito con 'Nori'.




sábado, 1 de marzo de 2014

Un Alto al Phubbing

Si ya con los celulares básicos, la gente se metía en una burbuja mandando SMS, los smartphones fueron el detonante: El Phubbing en su máxima expresión.


Este acto de menospreciar a los demás por prestar mayor atención al celular se ha incrementado y ahora se ve en grandes y también en niños, en todo ambiente social y en el entorno familiar.

Aparecen los típicos: "mira lo que posteé", "dale like", "te etiqueté", "comenta", todo frente a otras personas que si es que no hacen el mismo phubbing, quieren aprovechar y pasar más tiempo cara a cara con esa otra persona.

Hay campañas de algunas marcas y gente común que tratan de incentivar el menor uso de estos dispositivos cuando estamos con otras personas. Por ejemplo una de Coca Cola, llamada "Social Media Guard", otras que encontré por ahí y una especial de una marca de telefonía Tailandesa, DTAC:





El Phublotto, consiste en apilar los celulares en un lado de la mesa y el primero que tome el suyo paga la cuenta.


Es algo que pasa hasta en las mejores familias y que podemos pasar de esto:


...a esto:







lunes, 24 de febrero de 2014

El Poder de un Abrazo

Dicen que el abrazo es curativo.


- No tiene contraindicaciones.
- No produce alergias.
- Se recomienda una dosis cada 4 horas. Si es menor, mejor.
- En el caso de mujeres embarazadas, se requiere una doble dosis.
- En niños, se puede agregar términos como "abrazo de oso" (recomendado por los pediatras).
- Para personas con problemas cardíacos, no se preocupe si se le acelera el corazón, significa que está haciendo efecto.
- Para las personas que están tristes, si al recibirlo algunas lágrimas brotan, alégrense, están siendo curadas.
- Ideal para personas enojadas, con stress o desganadas, su efecto es inmediato.



domingo, 16 de febrero de 2014

Una bebé bajo la lluvia por primera vez

Una bebé experimienta por primera vez la lluvia sobre ella. Lo que para muchos es una simple llovizna y se preparan para quedarse en casa o buscan un paraguas para evitar mojarse, esta tierna bebé sale, se queda bajo la lluvia y la disfruta. Su rostro de felicidad no tiene precio.


Recuerdo que cuando vivía en Buenos Aires era usual que cada cierto tiempo lloviera de esta manera. Me gustaba salir sin paraguas cada vez que podía hacerlo y una vez fui a los Bosques de Palermo, donde se suele ir a correr, para dar un par de vueltas bajo la lluvia. La sensación fue increíble.


Son esas pequeñas cosas del tamaño de una gotita de agua capaces de crear experiencias inolvidables si las ves con otros ojos.


sábado, 15 de febrero de 2014

Una nueva historia sobre el Coraje - Sochi 2014

La historia más conmovedora que nos ha dejado los Juegos de Invierno Sochi 2014.


Roberto Carcelén es un esquiador peruano de 43 años y fue el primer atleta de este país en participar en unas olimpiadas de invierno (2010).

En los Juegos de Sochi, su participación sería en la carrera de fondo (15 km.) estilo clásico, además de ser el abanderado peruano en la inauguración de los Juegos y también había anunciado su retiro al final de los mismos.



Pocos días antes de la competencia, Roberto se rompió dos costillas en un entrenamiento. El diagnóstico de los doctores fue no participar y tomar reposo; sin embargo, el esquiador peruano no quiso renunciar y sabiendo que no tendría un buen desempeño estaba convencido de participar y terminar la competencia de una forma digna: "Vale la pena este sacrificio de participar. Terminaré el último de lejos, pero este hecho puede inspirar a la gente".


Luego de 1 hora, 6 minutos y 28 segundos, Roberto cruzó la meta con la bandera peruana y sucedió lo que nadie hubiera imaginado. Ahí lo esperaban, desde hace 30 minutos, Dario Cologna de Suiza, quien obtuvo la medalla de oro y Dachhiri Sherpa de Nepal, quienes lo esperaban para recibirlo con un fuerte abrazo reconociendo el valor del peruano.


Así Roberto Carcelén se llevó algo más valioso que una medalla y demostró la verdadera esencia del deporte: el coraje y la perseverancia.




jueves, 2 de enero de 2014

El valor de 10 céntimos / centavos

Hace un tiempo me pasó que cuando estaba a punto de tomar un micro busque entre mi sencillo y ahí habían muchas monedas de 10 céntimos. El costo del pasaje era de 1 sol (S/.1). 'Sobrado' dije. Sin embargo, cuando me puse a contar las monedas, habían exactamente 9. Me faltaba una sola moneda de 10 céntimos.


¿Cuánto vale 10 céntimos para ti? ¿Cuánto más puede valer para alguien que juuusto los necesita? ¿Cuánto vale para una persona necesitada? ¿Existirán personas de "10 céntimos"? En caso que sí, ¿las trataremos como esa moneda color bronce?

martes, 5 de noviembre de 2013

Agenda Macanudo 2014 por Liniers (Al fin en mis manos)

Al fin logré conseguir mi primera agenda Macanudo, luego de un intento fallido por encontrar la edición 2013, tuve que esperar casi un año para tenerla en mis manos.


Aparentemente hay 3 versiones, de las cuales yo tengo la tercera, ya que me pareció más cómodo el pasar las páginas y poder escribir en las páginas pares. Pero en cuanto a diseño de carátula, mas bacán está la segunda.

Ahora, toda esta historia la publico porque se me ocurrió hacer de un 2014 algo diferente.


En las primeras páginas hay una sección de 'recordatorios' que está dividida en meses. Está bueno como para poder plantearme metas claras y fijas para cada uno de ellos.


Luego, la división por días me pareció muy pequeña, es ahí donde me entró en la cabeza el propósito de "vivir" más cada uno de los días y colocar en esas pequeñas líneas, la esencia que me deja cada día. Creo que siempre podemos sacar algo nuevo y bueno un lunes, un martes, un miércoles... y esas pocas líneas serán como el papiro donde deje asentado esas pequeñas grandes cosas de cada día.



Y creo que mi parte favorita será ésta: "Antes de finalizar esta semana debería..."


Nos vemos pronto, 2014 : )


domingo, 13 de octubre de 2013

Nick Vujicic trajo su brillo por Lima

Algo tiene octubre.

Hace casi 4 años, el 9 de octubre del 2009, publiqué un post de título "Qué haces cuando caes?", inspirado en la historia de Nick Vujicic.

Un año después, el 4 de octubre del 2010, escribí otro post llamado "Uno es lo que cree que es", basado en un cortometraje que encontré y que era protagonizado también por Nick Vujicic.

Hoy, 13 de octubre del 2013, lo pude ver (aunque desde una tribuna y a algunos cientos de metros de distancia), pero fue muy emocionante poder ver a una persona excepcional que hace cosas realmente grandiosas y que hace muchos años conocí a través de videos o biografías sobre su vida.


Su paso por Perú fue mágico, visitó a los niños de la Casa Hogar La Sagrada Familia, que alberga a más de 800 niños abandonados, y ahí además de dejarles un mensaje a los pequeños, también jugó con la pelota, bailó al ritmo de huayno y se dejó abrazar por ellos.


Asimismo, en su visita al Perú, recibió un reconocimiento especial en el Congreso de la República por su contribución con las personas con discapacidad y su ejemplo de vida. Lo más resaltante de la ceremonia fue la oración colectiva que realizó Nick Vujicic al pedir a los presentes que se pongan de rodillas.


Dentro de todo esto y después de mucho tiempo sin saber de él, me enteré que se casó y hace 8 meses nació su primer hijo. :)


Fue una muy buena tarde noche y fue increble que Nick Vujicic haya estado aquí. Esta visita es parte de su gira por latinoamérica y en cada uno de los países que visite, dejará sin duda, una gran huella en los corazones de las personas, uniendo esa gran brecha entre las personas con y sin discapacidad, pero también dando un ejemplo de coraje y fortaleza para aquellos que no les faltan cosas fundamentales, pero pasan por momentos de flaquezas.

¡Gracias, Nick!


domingo, 29 de septiembre de 2013

¿Qué harías si el amor de tu vida vuelve luego de 23 años mirándote a los ojos?


Esta es una verdadera historia de amor de dos artista, Marina Abramovic y Ulay, una serbia y un alemán.


Todo empezó como un amor a primera vista y por muchos años juntos ambos se potenciaron creativamente en el enfoque de sus obras cuyo tema principal abarcaba lo humano.

Al percibir que su relación llegaba a su fin, decidieron hacer una última obra juntos llamada "Los Amantes" que consistía en caminar por separado en los extremos de la Gran Muralla China para finalmente encontrarse, abrazarse y despedirse para siempre.

23 años después, Marina presentó en el MoMA su muestra "El Artista está Presente" que consistía en mirar por 1 minuto y en absoluto silencio a todo aquel que se sentara frente a ella.

Resulta una obra interesante y a la vez monótona tener frente a ti a 1, 5, 10, 50 personas... hasta que el siguiente resulta ser el amor de tu vida que hace 23 años dejaste ir, a quien nunca más volviste a ver y que ahora frente a ti y solo por 60 segundos, lo tienes mirándote a los ojos y sin poderle hablar...

Esto fue lo que pasó:





Cuando el amor y el tiempo se van de paseo y un día vuelven a coincidir.








domingo, 11 de marzo de 2012

La noche en que logré bajar la Luna del cielo


Ayer por la noche, en una sesión de lectura nocturna, me distraje un rato mirando la Luna que tenía sobre mi cabeza y una taza de té que tenía a mis pies.

Mi ligera miopía no me dejaba ver la Luna nítidamente sin lentes, así que busqué la forma de poder apreciarla y tenerla mucho más cerca.

Fue en ese momento en que la Luna y mi taza de té se encontraron en un viaje en línea recta que cruzó todo el cielo, bajando a la Tierra, quedándose por un buen rato en la taza y dándome la oportunidad de tener la Luna casi casi en mis manos todo el tiempo que quisiera. Y así fue.


sábado, 3 de marzo de 2012

Los microsegundos de la vida que pasan desapercibidos

El mundo gira tan deprisa y los días pasan tan rápido que algunos momentos esenciales que vivimos, detalles, pasan desapercibidos, pero que aunque no nos demos cuenta llenan de vida nuestra existencia y aunque no los veamos, están ahí.

Es necesario ampliar la mirada para prestar atención a esos detalles. Pueden durar sólo un segundo, pero si somos capaces de verlos, estoy seguro que cambiaríamos todo por quedarnos con ese solo segundo.

No se trata de hechos, sino de detalles, de la vida y de esas cosas que pasan sin poder ser apreciadas como se deberían:


Sería bueno que esos momentos, justo esos momentos, los vivamos en microsegundos. Si es posible que se detenga el tiempo, que desaparezca todo lo que hay alrededor por ese solo instante y que duren una eternidad.


domingo, 26 de febrero de 2012

5 minutos (más o menos) para respirar

No hay nada como perderse un rato mirando el cielo, y así encontrarse con uno mismo.

Pueden ser 5 minutos, más o menos, pero lo que sí es seguro es que en ese lapso lo primero que te olvidas es de eso, del tiempo.


martes, 21 de febrero de 2012

Lo que guarda un adiós

Si una despedida genera algo de tristeza alégrate porque es una muestra de que algo bueno de ti dejaste y algo bueno de esas personas llevas contigo.


martes, 7 de febrero de 2012

Historias de Las Malvinas (que no se creerían)


Nuevamente el conflicto entre Argentina e Inglaterra por la soberanía de las Islas Malvinas ha tomado importancia y es comprensible, pero trae potencialmente un enfrentamiento que muchos no vivimos, pero que igualmente no queremos que se repita.

Sin embargo, más allá de lo que puedan informar hoy las autoridades y los medios, tengo el recuerdo de algunas historias que leí en algún momento sobre la parte humana de esta guerra que pasó y que dejaría a cualquiera con la piel de gallina.

Son 3 historias, una más sorprendente que otra y la última es simplemente increíble.


Historia #1
El reencuentro de dos antiguos enemigos



Hace 30 años, durante la Guerra de las Malvinas, el teniente argentino Mariano Velasco pilotaba un cazabombardero A-4 Skyhawk. El 25 de mayo, junto a otros dos pilotos, hundió con bombas el destructor británico HMS Coventry, en el que murieron 19 tripulantes y otros 30 fueron heridos. Dos días después, en otra operación contra navíos británicos, su Skyhawk fue alcanzado y destruido por una batería antiaérea del buque de asalto HMS Intrepid que manejaba el inglés Neil Wilkinson, entonces de 22 años. El artillero, el único del bando británico que disparó ese día, vio estallar el avión y concluyó que su piloto no podría haber sobrevivido.

Con el paso de los años no sintió júbilo, sino dolor. Décadas después se enteró que Velasco logró saltar en paracaídas y salvarse pese a sus heridas. Viajó a Malvinas y luego al hogar de Velasco en Córdoba, donde fue recibido como un viejo amigo. El viaje de Wilkinson fue documentado por la BBC, que lo difundió en Gran Bretaña. Según consignó el diario bonaerense La Nación, Wilkinson concluyó que "conocerlo en persona fue el cierre de un ciclo".


Historia #2
El pulóver que un soldado argentino devolvió a las Malvinas 


Miguel Savage fue a la guerra sin saber usar un arma. En sus dos meses de estadía en las islas bajó 20 kilos. Quebrado por el frío, tomó un pulóver de una casa cuyos habitantes no estaban, el cual asegura, logró salvarle la vida. Vivió aferrado a esta historia y a ese abrigo por 24 años hasta que en febrero de 2006 decidió regresarlo a sus dueños.

Era el 8 de junio de 1982 en la que Miguel Savage junto a cuatro compañeros y un suboficial iniciaron una caminata cuya misión era desactivar una posible base de operaciones inglesa. Para ello soportaron fríos extremos, atravesaron campos minados e incluso esquivaron el fuego enemigo.

Miguel Savage, que no sabía cómo manejar un arma tenía como tarea ser traductor por su manejo del inglés. En medio de un miedo terrible llegaron a una casa con el temor de que en cualquier momento los encontraran y acabaran con sus vidas, pero era más la desesperación por el hambre y el frío que tenían. Luego de inspeccionar la casa se dieron cuenta que no se encontraba nadie. "La casa era linda, la sentí acogedora, como la casa de mi abuela. Hasta los olores eran familiares." Se dividieron para inspeccionar la casa y Miguel Savage ingresó en el cuarto matrimonial, al confirmar que el lugar estaba deshabitado se relajó y buscó ansiosamente los cajones y dio con una chopa / pulóver azul. "Era un pulóver inglés lindísimo, con borda azul y cruz. Me lo puse en la nariz y sentí el olor a limpio, a perfume, a naftalina. Y dije: 'Qué lindo, esto es como estar de vuelta a casa'. Me saqué la ropa mojada y me puse ese pulóver... Ese momento fue mágico." Luego comió con desesperación la comida que encontró. Además, tomó algunas fotos de la familia que vivía en aquel lugar. "Dije: 'A este lugar voy a volver algún día y con esta gente voy a hablar'".

Ese momento llegó en febrero de 2006. Con la intención de cerrar ese capítulo de su historia, se encontró con Sharon Mulkenbuhr, hija del matrimonio que habítaba aquella casa. "Cuando iba llegando, el corazón se me salía del pecho. Revivía escenas de aquel día llegando con veinte kilos menos, con el uniforme, con el sargento, con mis compañeros. Se me mezclaba el pasado con el presente."

En la estancia lo recibió Lisa, hermana de Sharon. El pulóver volvió a manos de sus antiguos dueños junto a una nota de puño y letra en la que Miguel expresaba su agradecimiento. Con lágrimas en los ojos, Lisa reconoció el abrigo de su padre, ya fallecido. "Acá, en esta casa, sentí que alguien me protegió. Y venía a decírselos, veinticuatro años después", le dijo a la muchacha sollozando, mientrsa se desprendía del preciado objeto. "Esa casa fue como un salvavidas en el océano para mí. Esa casa y ese pulóver me salvaron la vida"

La nota decía:

"Este pulóver me dio abrigo en un momento de tremenda exposición. La temperatura era de -20 C. Estaba mojado y ya había perdido 17 kilos (pesaba 55 kilos). Lo tomé "prestado" de una estancia en las Malvinas, a cinco horas de caminata desde nuestra posición, cerca de Monte Longdon, habiendo cruzado el río Murrell. Llegamos hasta allí con seis soldados integrantes de un operativo. Yo iba como intérprete. El objetivo era destruir un equipo de radio que transmitía a la flota inglesa. 

Afortunadamente no había nadie y pudimos revisar, aunque muy nerviosos, todo el lugar. El sitio era lindísimo, con vista a ondulaciones y entradas del mar. Pensé en lo pacífico del lugar y en lo absurdo de esta guerra. Lo sentí realmente familiar y fue como revisar la cómoda de mi abuela. 
También lo usé (estando) como prisionero a bordo del Camberra, tomando el té con la plana mayor de oficiales de la Task Force, que junto con todos los medios británicos me 'sometieron' a una verdadera conferencia de prensa, asombrados como dicen en muchos libros de cómo habíamos logrado sobrevivir a semejante rigor climático sin suficiente alimento. 

Pensé devolverlo a sus dueños, en mi primer visita a las islas, pero un amigo me convenció de que no lo hiciera. 'Este pulóver forma más parte de tu historia que la de ellos', me decía. 

En el momento de ponérmelo sentí una enorme paz. Sentí una energía especial, como que alguien de esa casa me decía que volvería con vida, que volvería a casa y que esta guerra que nunca debió ocurrir se estaba terminando".



Historia #3
Historias entrelazadas


El programa "Perros de la Calle" de Radio Metro 95.1 FM de Buenos Aires, presentó la historia de Ezequiel Martel, hijo de un aviador caído en la Guerra de las Islas Malvinas, quien contó acerca de la vida de su padre y su pasión por volar, de la oportunidad que tuvo para dejar la Fuerza Aérea y dedicarse a algo más comercial, pero por cuestiones del destino le surgió la posibilidad de que piloteara un Hércules, el avión que tanto soñaba volar. Poco después surgió la guerra y fue derribado por un piloto inglés. En ese momento Ezequiel tenía 10 meses. Actualmente él es también piloto como su padre, "es la mejor forma de estar cerca, lo tengo metido en la sangre".

Días después, la producción del programa encontró a Nigel Ward, el comandante inglés que derribó el avión del papá de Ezequiel y en un clima de respeto y emoción, los dos hablaron por primera vez.





Fuentes:

Historia 1:
http://www.viajemalvinas.com.ar/1devolviendo.htm

Historia 2:
http://www.elpais.com.uy/suplemento/quepasa/malvinas-divide-y-une/quepasa_619622_120121.html

Historia 3:
http://perros.metro951.com/2011/04/01/recuerdos-de-la-niebla
http://perros.metro951.com/2011/04/27/malvinas-para-siempre

domingo, 22 de enero de 2012

En busca del atardecer perfecto

Un sábado agarré la bicicleta después de muchos años y salí en busca del atardecer perfecto.

A las pocas pedaleadas, no sé si será por la falta de físico o la bicicleta (o ambas), sentí el esfuerzo de las piernas y sabiendo de los varios kilómetros que tenía que recorrer ida y vuelta, la idea de volver a casa estuvo rondando mi cabeza en esa primera parte del camino, pero fue más fuerte el deseo de ver un atardecer en el mar, mi atardecer perfecto, y seguí pedaleando.

El mar y el sol me recibieron así:


Aunque pensé quedarme ahí, seguí pedaleando hasta que llegué aquí:


Más adelante me esperaba un lugar mejor, finalmente llegué allí:


Luego de tanto tiempo pude encontrarme con un atardecer puro, de esos que se esconden no entre edificios o casas, sino de aquel sol que parece que besara lentamente al mar. 


Y pedí un deseo a esa primera estrellita de la noche.

Un atardecer perfecto.